Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

FABIÁN TOBAR: "NO HEMOS SABIDO APROVECHAR EL POTENCIAL QUE HAY EN LOS JÓVENES"

-Este publicista santiaguino habla de la forma más agresiva en que debe ser enfocada la evangelización en nuestro medio.
-La experiencia de otros países para llegar con el evangelio a las personas implica planificaciones e inversiones importantes.

Hermógenes Carril Torres

Estuvo trabajando en el campamento juvenil llamado Teenstreet, realizado en Brasil en enero pasado para adquirir más experiencia en el plano de la evangelización.

Es Fabián Alberto Tobar Millanao (28), publicista de profesión y que trabaja en Organización Movilización de Chile, donde está a cargo del área de comunicaciones y publicidad de la agencia.

Uno de los temas que le interesa y apasiona es la evangelización, el predicar el evangelio a quienes todavía no conocen a Jesús.

-¿Cuál fue su participación en Teenstreet (TS)?
-Bueno, mi participación fue como un líder de un grupo de adolescentes y pertenecía al staff, que éramos las personas que servíamos en Teen Street, servicios como lavar baños o hacer aseo, etc. Era un grupo de chicos extranjeros, de servir a los adolescentes, porque TS es un campamento, específicamente para adolescentes.

-¿Qué se puede aprender allí, que pueda ser aplicado a la realidad chilena?
-TS está concebido para adolescentes para desarrollar una amistad más íntima con Jesucristo y es un campamento interdenominacional e internacional y que aquí en Latinoamérica se hace en Brasil y en Uruguay. Este año no se hizo en Uruguay, entonces los chilenos que apoyábamos generalmente TS-Uruguay, nos fuimos a Brasil.

Lo que uno puede aprender en todo esto, siempre hay temas que preparan con mucha anticipación, por ejemplo, esta vez el lema fue CONTAGIOSO, y los estudios estuvieron enfocados en la vida de Nehemías, de cómo él pudo inspirar y contagiar a todo el pueblo de Israel para reconstruir los muros de Jerusalén y así nosotros contagiar nuestro campo de acción, ya sea en colegios, universidades. TS se divide en dos: una semana de campamentos y estudios y cosas teóricas y después la otra semana del JEM que se llama, que es Jóvenes En Misión. Esta semana es práctica, donde apoyamos a una localidad del país donde vamos, en este caso, Brasil, y hacemos evangelismo con distintas herramientas que nos entregaron en TS, como teatro, talleres, seminarios de música,etc.

-Aquí en nuestro país nuestra iglesia realiza Misiones con algunas de las actividades que señala, como teatro, por ejemplo, ¿eso es aplicable a este tipo de trabajo también o hay alguna diferencia?
-No, es aplicable también, pero yo pienso que en Brasil sí son un poco más producidos, por decirlo así, porque todo era muy profesional. TS se desarrolló este año en una universidad donde había mucho espacio, amplificación muy grande.
De hecho, en las tardes había distintos juegos, pero deportes extremos, por ejemplo muros escaladores y todo eso. Entonces, todo eso atrae a los jóvenes y con todas esas cosas también se apoyan las campañas. Entonces pienso que tienen hartos recursos para hacer el evangelismo masivo que se realiza. Nosotros, por este lado, creo que no tenemos tanta experiencia como Brasil, en este tipo de actividades, pero creo que lo que se hace en esencia, la predicación en la calle, el salir a repartir tratados, literatura, el hablar persona a persona, es lo mismo.

A OTRO NIVEL

-En algún momento, ¿se pueden profesionalizar estas actividades evangelizadoras? ¿Nuestra realidad pasa por una deficiencia de recursos o por falta de proyectos pensamientos que no están enfocados tan allá?
-Mmmm, yo pienso que son dos cosas. Pero creo que es un proceso, creo que nosotros estamos desarrollando el tema del evangelismo, aunque somos una iglesia misionera, pero en estos últimos años como que hemos hecho el tema del evangelismo más latente, más vivo en la Asamblea.

Creo que a medida que pase el tiempo, nosotros nos vamos a ir dando cuenta de las cosas que necesitamos, de cómo llegar a los jóvenes con mayor efectividad, de acuerdo a las necesidades actuales, también con las cosas cotidianas que se realizan, por ejemplo, allá hay jóvenes profesionales que practican skate, bmx (acrobacia en bicicleta), entonces llegan así también con el deporte a los jóvenes, a través de la música, el arte.

A mí, lo que me llamó fuertemente la atención es que en Brasil tienen grupos de danza, pero danza profesional. O sea, yo nunca he visto en Europa, por video, o acá en Latinoamérica, grupos de danza como los que tienen ellos, súper profesionales, y eso es atrayente a los jóvenes. No se veía, algo, por ejemplo, morboso, o movimientos que fueran como feos a la vista, sino por el contrario, súper atractivos, atrayentes, súper sanos. Eso me encantó, porque muchas veces uno piensa: ¡ah!, esto podemos hacer, esto es de Dios y esto es del mundo, pero en realidad, cuando las cosas podemos hacerlas con un objetivo que glorifica a Dios, sirve, sobre todo en actividades como las artes, las artes son de Dios.

-¿Alguna posibilidad llegar a este nivel de profesionalismo, ya que varios jóvenes de nuestra iglesia y de otras, a través del país, han participado en varios TS?
-Yo creo que sí. La gente que ha ido está con todo el ánimo, con la experiencia de TS y con el deseo de aportar. Ahora bien, hay otros aspectos también, que yo creo que nosotros debemos conversarlos y ver si estamos dispuestos a usarlos.
Por ejemplo, en esta actividad así también se usan agencias o productoras que son seculares, pero todo es organizado por gente que ama a Dios y está comprometida. Entonces, muchas veces, nosotros no tenemos en medio del pueblo cristiano la experiencia o hermanos que sean profesionales en determinadas áreas, por consecuencia, lo hacemos nosotros mismos y muchas veces no tenemos los dedos para el piano, por decirlo así.

-O sea, el famoso "cómo hacerlo…"
-Claro, y muchas veces el programa sale con falencias por todas estas cosas que no dominamos, entonces la pregunta es la siguiente, si es que nosotros estamos dispuestos como cristianos a, de repente, no sé, en una actividad masiva evangelística arrendar amplificación con un sonidista que sea profesional y que siempre esté trabajando en el área, o arrendar una parcela o un lugar amplio, que no precisamente sea una iglesia… Pienso que en ese sentido, ellos nos llevan la delantera, porque que utilizan estas cosas que no las ven mal y pienso que no son malas, y donde se ven los frutos, los resultados: jóvenes convertidos, jóvenes que se entregan al Señor.

-Ahora, ¿la idea sería tener una buena planificación desde la idea inicial hacia delante?
-Claro, pero yo creo que en la iglesia, nosotros tenemos muchos jóvenes que están en la universidad o que están en la enseñanza superior, ingenieros, chicos que estudian administración, que están en el área de Derecho, periodistas, diseñadores, publicistas, jóvenes que se dedican al tema del arte.

Yo creo que se podría montar, lo más bien, una actividad evangelística bien producida, pero falta el nexo, falta la persona que motive a estos chicos, que les diga: ¿sabes qué?, tu profesión es útil para los ojos de Dios. No solamente te va a ayudar a ti, secularmente, o para ganar dinero, sino que ahora Dios puede usarte con estos talentos que Dios te ha dado, te ha bendecido. Con ese conocimiento en las matemáticas, en la administración, etc., y yo pienso que eso en la actualidad, nosotros no hemos sabido aprovecharlo. No hemos sabido aprovechar el potencial que hay en los jóvenes.

-¿Y tú estarías dispuesto a hacerlo?
-Por supuesto, me gustaría hacerlo. Bueno, yo tengo otro trabajo, ya que trabajo como misionero en OM Chile y en OM Chile estamos ahora comenzando a animar a grupos de profesionales para que se atrevan a hacer proyectos sociales que sean motivados a aportar al Reino, desde el punto de vista de sus profesiones, y no decir esto es de Dios, y esto es del mundo, como desvincularlos, sino vernos tal cual nos mira Dios, como cristianos equilibrados, en toda nuestra forma de vida.

Siendo cristianos comprometidos también desde el punto de vista de nuestras profesiones, haciendo colegios, hogares de niños, centros de rehabilitación, microempresas para aportar o hacer proyectos piloto para aportar algún día desde un país, por ejemplo, de acceso restringido, o llevar a esta empresa y ponerla allá y que sea una empresa viable y que funcione y aportar a Misiones, por ejemplo.

Hay muchas formas de involucrarse en Misiones o aportar al evangelio, desde el punto de vista también de nuestros talentos. Muchas veces enfatizamos mucho el tema de los dones espirituales y, es verdad, son para edificación del Cuerpo de Cristo, pero también está la parábola de los talentos, que un día Jesucristo nos va a tomar en cuenta.

Yo pienso que estas herramientas, como la enseñanza superior, las profesiones, es porque nosotros hemos visto nuestro talento y lo hemos vinculado a alguna área o alguna materia profesional que se nos brinda en la sociedad, entonces por qué no aportar también desde el punto de vista profesional al evangelio.