Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

En tercer bautismo de 2018, cinco personas dieron público testimonio de su fe en el Templo Matta

Por Hermógenes Carril Torres

Cinco nuevos miembros tiene la iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Santiago, después del segundo bautismo de este año 2018, realizado el domingo 18 de noviembre.

Las personas que bajaron a las aguas provienen de las congregaciones de La Victoria, Cerro Navia, San Ramón y del Templo Central. La ceremonia de bautismo estuvo a cargo del presbítero Marcelo Noches.

Como es habitual, antes de ser bautizados, los nuevos hermanos entregaron a la congregación un testimonio público de este importante paso, ordenado por Jesús.

-Paola García Reyes (San Ramón): Primero quiero agradecerle al Señor, porque me da la oportunidad de estar acá, quiero agradecerle, porque Él es bueno y su misericordia es eterna. Quiero contarles que he decidido bautizarme, he decidido declarar públicamente mi entrega completa al Señor, a servirle.
Él conquistó mi corazón, Él se me reveló como el Padre y me dijo: hija, tú eres la niña de mis ojos y nadie te amó, ni te ama, ni te amará como yo lo hago y eso es para todo el mundo, porque el sacrificio del Señor fue para todos nosotros.
Y por eso estoy enamorada de Él, por su amor, por su entrega, y espero que todos puedan conocerlo, porque en estos siete meses que llevo conociendo al Señor, Él me ha llenado de su amor perfecto.
Por eso estoy acá, porque quiero que todos le conozcan y sea bendecido el día de hoy. Les quiero contar también que el Señor me reveló una Palabra, porque a mí, antes, en mi vida antigua me decían "la oveja negra", "la descarriada" y el Señor me entregó una Palabra que no es sólo para mí, sino para todos y se las quiero compartir.
Está en Lucas 15, versículo 4 en adelante. Es la parábola de la oveja perdida.

Lucas 15:4 ¿Qué hombre de vosotros, teniendo cien ovejas, si pierde una de ellas, no deja las noventa y nueve en el desierto, y va tras la que se perdió, hasta encontrarla? Lucas 15:5 Y cuan do la encuentra, la pone sobre sus hombros gozoso;
Lucas 15:6 y al llegar a casa, reúne a sus amigos y vecinos, diciéndoles: Gozaos conmigo, porque he encontrado mi oveja que se había perdido.

-Sergio Martínez Valdés (Cerro Navia): Pertenezco a la congregación de Cerro Navia, por lo cual me vengo a bautizar delante de Dios y de nuestro Señor Jesucristo. A la vez, agradezco que se hayan abierto estas puertas delante de Dios y creo, definitivamente, que esto es un buen camino para mí y para todos los que están alrededor mío. Eso se lo agradezco a todos, a los hermanos presentes que están de Cerro Navia.

-José Martínez Santos (Templo Central): Vengo de República Dominicana y me congrego en esta iglesia Asamblea de Dios, acá en Avenida Matta. Primero le doy gracias a Dios y a todos ustedes que me han dado la oportunidad y me han abierto las puertas en esta iglesia, a todos los pastores. Ha sido para mí una batalla fuerte, donde el Señor ha sido quien la ha librado en mi nombre, porque tanto he anhelado este día, ha sido terrible para mí.
Hoy en día, me siento feliz y le doy gracias a Dios que voy a bajar a las aguas. Vengo de un ambiente totalmente desagradable, donde Satanás ponía en mí tentaciones, al igual como lo hacía con José en Egipto, ya que llevo ese nombre también.
Yo he tenido muchas tentaciones en mi vida y en tres ocasiones casi que he perdido la vida, pero Dios me ha liberado. Así es que hoy día quiero decirles dos cosas grandes que han pasado en mi vida: he conocido el amor de Dios en mi corazón y he sabido perdonar, ya que vengo de un país donde he recibido muchas traiciones, mucha maldad, pero el Señor me decía cada vez que me herían: tranquilo que yo estaré contigo en todo momento hasta el final, y gracias al Señor, hoy en día voy a bajar a las aguas y me siento feliz, porque estoy cumpliendo con el mandato que Jesús dejó cuando vino a la Tierra.
Puedo decirles que me siento como cuando David venció al terrible Goliat. Me siento feliz y fuerte, porque he podido salir de las garras de Satanás y hay poder en la sangre de Cristo, por eso le digo y le dejo este mensaje que para vencer al enemigo, para machacarle la cabeza al enemigo, se necesita el poder de Dios, porque en este momento, señores, Dios me ha liberado del enemigo, me sacó de las drogas y de toda esa maldad que Satanás le pone a uno en el camino para que no lo logre.
Voy a bajar a las aguas y cumplir con el mandato de Dios. Muchas gracias y que Dios le bendiga.

-Cristián Jaque Gallardo (Templo Central): La primera vez que vine a este templo fue hace unos cinco años y por eso es que mi historia ha sido un poco distinta a la de la mayoría de los hermanos y me he demorado en dar este paso súper importante, porque fui testarudo, pero Dios es grande.
Dios es misericordioso, hermanos, a pesar de todas las dudas que tuve, a pesar de todos los problemas que tuve me tiene acá. Acá me tiene el Señor, porque Él me ama y yo lo sé, hermanos.
Si ustedes tienen dudas acérquense a Él, acérquense a un hermano, siempre van a tener una palabra de consolación con ellos. No dudes, Dios te ama, igual que a mí y por eso es que me tiene ad portas, ahora, de este gigantesco paso que estoy dando: bautizarme.
Señor te lo agradezco, gracias por todo, Dios mío, gracias. Me bautizo, porque quiero seguirte, Señor, contra viento y marea, Dios mío. Gracias, Señor, te lo pido, por favor, ayúdame a mí y a mi familia, Dios mío. Gracias.

-Juan Muñoz Martínez (La Victoria): Muchos de acá me conocen. Desde chico conocí al Señor, pero por circunstancias de la vida me alejé de Él y pude ver lo malo que es estar al otro lado, estando en la otra vereda. Pude ver que sin Dios no somos nada.
Le doy gracias al Señor, porque ahora son como las 12 del día, ¿no es cierto?, a esta hora me venía entrando hace seis meses, a mi casa, con la mejor de las cañas, pero hoy día, gracias al Señor, estoy acá, disfrutando este momento. Este es el mejor carrete de mi vida, de verdad.
Le doy gracias al Señor, porque Él me llamó con dolor, tuve que sufrir, pero aquí estoy y gracias al Señor, por eso. Un día llegué con dolor al local de La Victoria, no entraba hacía como cinco años. Mi abuelita fue guardatemplo en ese lugar por 35 años. Crecí en ese local, crecí viendo las cosas del Señor, pero el diablo me llevó a otros lugares, donde solamente sufrí y hoy puedo despertar cada mañana, dándole gracias al Señor, porque hay nuevas esperanzas en Él.
No despierto con esa sensación de qué va a pasar con mi vida o qué voy a hacer. No. Ahora despierto a las cinco de la mañana, dándole gracias al Señor, porque sé que hay una nueva esperanza.
Y esa mochila que, a lo mejor, muchos traen en esta mañana, Dios puede cargarla y hacer de nosotros una mejor persona para testimonio de muchos que a lo mejor tienen una depresión, están sufriendo, no sé. Dios es la esperanza, Dios es el cambio que puede hacer maravillas en nuestras vidas. Eso hermanos, y muchas gracias y que el Señor les bendiga.

Casi al término del culto, los nuevos integrantes del Cuerpo de Cristo fueron llamados a la plataforma, donde recibieron el saludo de varios hermanos de la congregación.

Publicado el 02 de enero de 2019.

Galería de fotos
Paola García Reyes.
Sergio Martínez Valdés.
José Martínez Santos.
Cristián Jaque Gallardo.
Juan Muñoz Martínez.