Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Campamentos infantiles: una vez más Dios también se manifestó entre los niños

Por Hermógenes Carril Torres

Ciento diecisiete niños, 54 monitores, diez hermanas cocineras y nueve hermanas encargadas es el resumen numérico del Campamento Infantil que se desarrolló durante 16 días en enero de este año, en la parcela de Pichidegua, y que habitualmente se divide en tres grupos.

En el primer grupo hubo 35 niños pertenecientes a las congregaciones de Padre Hurtado, Julio Dávila, Pablo de Rokha y Talagante, quienes fueron atendidos por tres hermanas en la cocina. Las hermanas encargadas fueron Estefany Gómez, Katty Valdenegro, Carola Astudillo y Carol Gustafsson que fueron apoyadas por 18 monitores.

El segundo grupo estuvo integrado por 43 niños que asisten a las congregaciones de Cerro Navia, Pichidegua, El Bosque y San Ramón. En la cocina hubo tres hermanas y las hermanas encargadas fueron Elsa Conejeros y Natalia Tapia que recibieron la ayuda de 15 monitores.

El tercer grupo estuvo compuesto por 39 niños de las congregaciones de La Victoria, José María Caro, Peñalolén y el Templo Central, Las hermanas encargadas fueron Luz Marisa Cortes, Natalia Ramírez y Febe Jaque que fueron secundadas por 21 monitores. En la cocina hubo cuatro hermanas.

Para la hermana Febe Jaque el Campamento Infantil donde participó fue "un buen campamento, buenas reuniones, niños tranquilos y obedientes, donde el tema del día era sobre el apóstol Pedro y por las noches hubo reuniones con un tema evangelístico".

Febe Jaque.

Añadió que "en las mañana hubo reuniones con clases divididas por edad y aparte de las reuniones en la noche, se desarrollaron actividades de recreación en la tarde en la piscina y competencia por alianzas.

Acerca de la parte espiritual de los niños manifestó que "nos alegró muchísimo la atención que los niños prestaban a la exposición de la Palabra y la respuesta positiva después de cada mensaje".

Sobre el apoyo que hubo por parte de los monitores y las hermanas cocineras, indicó que "el apoyo, en lo posible, siempre es con los profesores de la Escuela Dominical, pero este año hubo una nueva modalidad y llevamos algunos jóvenes y no tan jóvenes para que nos ayudaran en el cuidado de los niños en el momento en que los profesores debían prepararse para otras actividades, eso fue muy muy bueno. También fue con nosotros una hermana enfermera que se dedicó a la atención en la parte salud de los niños".

En torno al apoyo de la hermandad para la alimentación de los niños dijo que "en cuanto a la alimentación, hace ya algunos años, cada congregación aporta con una cantidad de dinero para costear los gastos de campamentos".

Al final de esta entrevista, la hermana Febe señaló su reconocimiento al Señor, indicando "sólo dar muchas gracias a Dios por este nuevo tiempo con los niños, deseamos con todo nuestro corazón que lo que recibieron en este Campamento sea guardado como un precioso tesoro en sus corazones. Gracias al Señor que proveyó recursos para implementar nuevos juegos que fueron en beneficio de los niños y por qué no decirlo, de los monitores también. Muchas gracias a las hermanas que con cariño y esmero preparaban la alimentación para cada uno de los participantes".

Publicado el 09 de abril de 2019.