Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Campamento Infantil: Dios regaló 16 días de alegría en la Parcela de Pichidegua a 3 grupos de niños

Por Hermógenes Carril Torres

Con la participación de 125 niños de las Escuelas Dominicales de la iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Santiago, se desarrolló durante enero pasado el Campamento Infantil, el cual estuvo dividido en tres grupos.

El primer grupo estuvo en la parcela de Pichidegua entre el jueves 09 y el martes 14 de enero y reunió a niños de las congregaciones de Padre Hurtado, Julio Dávila, Pablo de Rokha y Talagante. Las encargadas fueron las hermanas Estefani Gómez y Carol Gustafsson.

El segundo disfrutó de Pichidegua entre el martes 14 y el domingo 19 de enero y participaron niños de las congregaciones de Peñalolén, José María Caro, La Victoria y el Templo Matta. Las encargadas fueron Luz Marisa Cortés, Natalia Ramírez y Febe Jaque.

El tercer grupo permaneció en la parcela entre el domingo 19 y el viernes 24 de enero y los campamentistas fueron de las congregaciones de Cerro Navia, Pichidegua, El Bosque y San Ramón. Las encargadas fueron Elsa Conejeros y Marisol Maureira.

Conversamos con la hermana Febe Jaque, una de las líderes del Estamento de Escuela Dominical y una de las encargadas del grupo 2. "Fue un campamento en general bueno, aunque no faltó la situación por la cual estar muy preocupados y depender enteramente del poder del Señor. Gracias al cuidado y protección del Señor todo salió bien", nos señaló.

Agregó que "el tema a tratar, tanto por la mañana como por la noche, fue 'Las Parábolas de Jesús, un tesoro que encontrar'".

Febe Jaque.

-¿Qué actividades desarrollaron tanto espirituales como de recreación?
-Normalmente, el formato del campamento no cambia en cuanto a las actividades, ya que por la mañana, después del desayuno devocional y a las clases bíblicas, se realizaron trabajos manuales divididos en grupos de acuerdo a la edad de los niños.
Por la tarde, después de almuerzo, se usaba la piscina y se efectuaron competencias por alianzas, partidos de fútbol, etc.
Por la noche, después de la once-comida, se realizaba una reunión y luego se les servía una colación y a acostarse.

-¿Hay algo que mencionar en la parte espiritual de los niños?
-En la parte espiritual damos gracias al Señor, porque hubo niños que, creemos con todo nuestro corazón, recibieron a Jesús en sus vidas. Esa experiencia, aunque solo la haya experimentado un niño, vale más que todo el oro del mundo.

-¿Quiénes fueron los jóvenes que trabajaron en apoyar en este Campamento Infantil y las hermanas que estuvieron en la cocina?
-En este grupo, el contingente de hermanos que trabajó fue de todas las edades y la mayoría eran maestros de Escuela Dominical. En total fueron 20 monitores, incluidos los de fin de semana y tres hermanas en la cocina considerando una hermana enfermera, muy necesaria en un campamento.

-¿Cómo fue el apoyo de la hermandad para la alimentación de los niños?
-El apoyo de la hermandad fue buena. Como en otros años, cada congregación hace un aporte para todos los campamentos de la iglesia, también hay hermanos que hacen aportes específicos para algún grupo. ¡Muchas gracias a todos ellos! El Señor les bendiga.

"No es posible terminar sin agradecer infinitamente al Señor por su fidelidad y misericordia con este y cada grupo del campamento, sin la ayuda de Él nada podríamos hacer. También agradecer a cada hermano que fue a trabajar arduamente en diferentes responsabilidades. Dios les sustente y sus fuerzas sean renovadas en el Señor. Además, agradezco al pastor Juan Carlos Astudillo que siempre está ahí para ayudar", expresó finalmente.

Campamentistas del grupo 2, en el cual participaron 47 niños.

Publicado el 08 de marzo de 2020.