Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Consagración, servicio y evangelismo serán los ejes que jóvenes de Estación 316 potenciarán en 2020

Por Hermógenes Carril Torres

Bajo el lema "Identidad" y abordando los tres ejes para potenciar el trabajo de este año: consagración, servicio y evangelismo, se realizó en la parcela de Pichidegua, el campamento del estamento juvenil "Estación 316", entre el lunes 3 y domingo 9 de febrero.

A cargo de la actividad estuvieron los pastores encargados de este estamento Felipe y Leonardo Melo Orellana. De acuerdo a este último, en este tiempo "participaron en total 90 personas. Algunos fueron por solo un par de días, otros por el fin de semana y otros estuvieron todo el campamento. El promedio de asistencia por día fue de 65 jóvenes".

Respecto del invitado especial, manifestó que "el pastor Daniel Ripoll, de las Asambleas de Dios, fue el encargado de compartir los estudios bíblicos y su enseñanza se basó en la Primera y Segunda epístolas a Timoteo".

Leonardo Melo. Felipe Melo.

-¿De qué lugares eran?
-Principalmente de Santiago y sus congregaciones. Participaron ocho jóvenes de la iglesia Unida Pentecostal de San Antonio, quienes solicitaron ser parte de esta experiencia, ya que en sus congregaciones no se realizan este tipo de actividades. También asistieron por algunos días dos jóvenes de la iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Las Condes. Por último, tuvimos la visita de un pastor de la iglesia Unida Pentecostal de la Isla de Juan Fernández, quien compartió un par de días de las actividades programadas en el campamento.

-¿Cuáles fueron las actividades desarrolladas por los participantes?
-Considerando el calor que se ha experimentado en Pichidegua en estos últimos años, decidimos que toda la mañana fuese aprovechada para la impartición de temas. Es así que la jornada comenzaba con un devocional, luego los dos estudios bíblicos a cargo del pastor Daniel Ripoll, en seguida se hacía un taller a cargo de los líderes de Estación 316. Destacamos que en esta hora de taller, el pastor Daniel Ripoll además enseñó sobre el griego bíblico, logrando muy buenos resultados en los asistentes.

-¿Hubo salvación o bautismo en el Espíritu Santo?
-Todos los jóvenes que participaron de este campamento ya han tomado una decisión responsable por el Señor, de lo cual estamos muy agradecidos. Aunque en este campamento no evidenciamos bautismo en el Espíritu Santo, sí podemos dar gloria a Dios por las profundas decisiones de los jóvenes en disponer sus vidas y talentos en manos del Señor.

-¿Qué hermanas y hermanos apoyaron en la parte alimentación u otras áreas?
-En la alimentación nos apoyaron las hermanas Marisol Maureira, Ester Villagra y Antonia Cinzano, esta última de 83 años, un verdadero ejemplo que motivó muchísimo a los jóvenes. También contamos con la valiosa ayuda del hermano Jaime González, quien se encargó de las compras que día a día se necesitaban. Estamos muy agradecidos al Señor por estos hermanos. Oramos por sus vidas y pedimos al Señor que les bendiga con toda bendición espiritual y que continúen siendo de bendición a otros.

-Luego de finalizada esta actividad, ¿cuál es su opinión sobre este campamento?
-Muy positiva. Me sorprendió muchísimo ver cómo los jóvenes fueron cautivados por la Palabra del Señor en la enseñanza de los estudios bíblicos. Las jornadas eran extensas, pero ninguno quería que terminaran. El Señor usó al pastor Daniel Ripoll, quien además es profesor en el Centro de Estudios Teológicos. Fuimos confrontados y desafiados a dar lo mejor de nosotros al Señor. Aunque este campamento ya es parte del pasado, estamos muy optimistas de lo que este año nos deparará.

-El año pasado hubo días muy calurosos e incluso varios campamentistas fueron atacados por un virus estomacal, ¿qué sucedió en esta ocasión?
-Gracias al Señor este año el calor no fue tan intenso, así que eso evitó varios problemas de orden logístico y este año no tuvimos inconvenientes de salud.

En el comentario final, el pastor Leonardo Melo manifestó que "junto al pastor Felipe Melo estamos muy agradecidos por las actividades que se realizan en nuestra parcela. Tener actividades como estas son un verdadero refrigerio para una juventud muy necesitada del Señor, pero al mismo tiempo, ver cómo estos jóvenes rinden sus vidas y se disponen para servir con lo que tienen al Señor es, sin lugar a dudas, un hermoso potencial que la iglesia tiene. Esperamos que este año 2020 sea distinto, que el Señor añada a su Iglesia cada día los que han de ser salvos y que mientras eso ocurre, encuentre a jóvenes comprometidos con Él.

Foto de archivo.

Publicado el 08 de marzo de 2020.