Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

En culto especial la iglesia de Santiago consagró a 9 nuevos presbíteros

-De esta manera, el presbiterio capitalino pasa de ocho a 17 integrantes, presididos por el pastor Ricardo Salgado.
-La reunión se efectuó el domingo 14 de octubre con la presencia de 11 pastores de Maipú, San Antonio y Arica.
-Los nuevos consagrados junto a los antiguos viajaron a Pichidegua para un retiro espiritual, aprovechando el feriado del lunes 15 de octubre.

Hermógenes Carril Torres

En una reunión especial, donde había 20 pastores de los presbiterios de Santiago, Maipú, San Antonio y el pastor de Arica, Exequiel Alfaro, la iglesia capitalina participó de la consagración de nueve nuevos presbíteros, este domingo 14 de octubre.

El culto comenzó poco después de las 10.00 de la mañana con la coordinación del presbítero Leonardo Melo. Luego de una oración hecha por el presbítero Paul Gustafsson, la congregación dedicó un momento a las alabanzas guiada por el presbítero Boris García.

En seguida, el coro de la iglesia interpretó tres canciones bajo la dirección del hermano Juan Pablo Muñoz.

Leonardo Melo. Paul Gustafsson. Boris García.

Después de un nuevo instante de alabanzas por parte de la hermandad, el pastor Ricardo Salgado explicó el momento histórico que estaba viviendo la iglesia de Santiago.

"Quiero invitarles ahora con todo nuestro corazón para que estemos regocijados, anhelantes, suplicantes, porque este es un momento tan especial para la iglesia, la congregación en Santiago. Lo hacemos con mucho temor y temblor. Cuando estamos en un momento como este es porque queremos interpretar el sentir del corazón de Dios en la extensión de su obra", manifestó.

Pastor Ricardo Salgado.

Agregó que "cuando consagramos, ahora, en unos momentos más a nuevos siervos, nuevos pastores, lo hacemos porque hay una necesidad apremiante, porque el Señor viene pronto y porque hay que propagar el evangelio. Hay nuevos desafíos, hay un tiempo nuevo para la iglesia en Santiago, y por eso estos hombres que han estado en el corazón del presbiterio por ya hace tiempo pasarán a engrosar las filas de aquellos que dedicarán y consagrarán sus vidas para el servicio del Señor".

Sostuvo que "cada uno tiene sus actividades propias, cada uno está ya cumpliendo alguna cosa puntual que Dios le ha llamado a hacer, pero hoy serán consagrados para que participen con todo su corazón de este nuevo tiempo para la iglesia".

Luego leyó en 2ª. Crónicas capítulo 6, versículo 40 que dice: "Ahora, pues, oh Dios mío, te ruego que estén abiertos tus ojos y atentos tus oídos a la oración en este lugar". Asimismo dio lectura al versículo 41: "Oh Jehová Dios, levántate ahora para habitar en tu reposo, tú y el arca de tu poder; oh Jehová Dios, sean vestidos de salvación tus sacerdotes, y tus santos se regocijen en tu bondad".

Pidió que "toda la obra que ellos hagan sea para salvación, que el Espíritu de Dios esté en sus vidas, fuerte, potente, todos los días, no importa la vicisitud o lo que pueda venir en contrario, qué importa, el apóstol Pablo dijo quién nos separará del amor de Cristo. Que la iglesia pueda ser testigo de que en esta mañana, estos hombres, al ser consagrados son revestidos de parte de Dios de todas las buenas dádivas que Él tiene para aquellos que le sirven".

Antes de invitar a la congregación a orar por estos hermanos, el pastor Salgado añadió que "es un motivo de regocijo, es un motivo de gratitud al Señor y el ruego sigue siendo el mismo: Señor reviste a tus sacerdotes de salvación y que tus santos se regocijen en tu presencia".

De esta manera, al actual presbiterio de Santiago compuesto por ocho hermanos encabezados por el pastor Ricardo Salgado e integrado por los hermanos Boris García, Paul Gustafsson, Francisco Hernández, Leonardo Melo, Francisco Naranjo, Patricio Rodríguez y Osvaldo Valenzuela, se agregan nueve hermanos:
-Juan Carlos Astudillo González (50), casado con Aurora Montoya Montero.
-Héctor Cortés Díaz (49), casado con Irma Riquelme Garrido.
-Alejandro Cuéllar Rojas (39), casado con Lilian Angélica Zumelzu Asenjo.
-Roberto Fuentes Mendoza (47), casado con Cristina del Rosario Sánchez Vega.
-Samuel García Romero (32), casado con Carolina Astudillo Cisternas.
-Felipe Melo Orellana (29), casado con Sujey Muñoz Grimaldi.
-Joel Naranjo Jaque (32), soltero.
-Marcelo Noches Günther (61), casado con Graciela Gladys Gallardo Rojas.
-Fabián Tobar Millanao (32), soltero.

Juan Carlos Astudillo. Héctor Cortés Díaz. Alejandro Cuéllar Rojas.
Roberto Fuentes Mendoza. Samuel García Romero. Felipe Melo Orellana.
Joel Naranjo Jaque. Marcelo Noches Günther. Fabián Tobar Millanao.

Luego, los presbíteros capitalinos impusieron las manos en forma individual a cada uno de los nuevos integrantes del presbiterio capitalino, lo cual también fue apoyado en oración por la hermandad puesta de pie. A este momento también se unieron los presbíteros invitados Pablo Aguilera (Maipú), Exequiel Alfaro (Arica), Leopoldo Alvarado (San Antonio), Pantaleón Cea (Maipú), Alejandro Huerta Granifo (Maipú), Alejandro Huerta Romero (Maipú), Aldo Marconi (Maipú), Herman Pinol (San Antonio), Rubén Ramírez (Maipú), Ricardo Rivas (Maipú) y Carlos Veloz (Maipú).

LA PREDICACIÓN

La Palabra fue entregada por el pastor Herman Pinol, quien en primer lugar agradeció a los hermanos que oraron y estuvieron con él por la partida de su padre, registrada el domingo 23 de septiembre pasado.

Luego invitó a la hermandad a buscar el libro de Números 14: 24 y 30.

"Pero a mi siervo Caleb, por cuanto hubo en él otro espíritu, y decidió ir en pos de mí, yo le meteré en la tierra donde entró, y su descendencia la tendrá en posesión".

"Vosotros a la verdad no entraréis en la tierra, por la cual alcé mi mano y juré que os haría habitar en ella; exceptuando a Caleb hijo de Jefone, y a Josué hijo de Nun".

En parte de su predicación afirmó que "los hombres que Dios llama para ir delante del pueblo deben ser o han de ser siempre hombres que no miran las dificultades, que no miran los obstáculos, que no miran al enemigo como infranqueable, sino deben ser hombres que miran al Dios de lo imposible y que tienen la capacidad de poder transmitir al pueblo esa capacidad que hay en Dios de hacer proezas, en el nombre de Él".

Dijo que el pasaje bíblico se refiere al momento en que el pueblo de Israel ya estaba a las puertas de Cannán, la cual ya habían reconocido 12 espías, de los que 10 vieron grandes dificultades y sólo dos, Josué y Caleb, entregaron informes favorables de que la Tierra Prometida podía ser conquistada, porque así lo había dicho Jehová, quien estaba con el pueblo para vencer dichas dificultades.

Herman Pinol.

Más adelante puntualizó que "hoy día la Iglesia está pasando por una etapa como ésta, donde hay mucho espíritu que no procede de Dios, hay mucha gente que está evidenciando un espíritu que no nace en el corazón de Dios y que está llevando a la Iglesia por caminos distorsionados, está llevando a la Iglesia a lugares donde Dios no ha dicho que vayamos. La Iglesia del Señor, a través del mundo, está pasando por una crisis terrible y estamos en el umbral de entrar a la gloria del Señor, y es cuando ya estamos llegando al final del camino que estamos viendo que la Palabra de Dios comienza a tener su cumplimiento, en donde dice que vendrá la apostasía y muchos están abandonando la fe. Están creyendo a espíritus engañadores y mentirosos, están siendo desanimados, desalentados y dejando el camino del Señor. Es la experiencia que el pueblo de Israel también vivió".

En otra parte de su predicación aseveró: "Y hermanos, si los hombres que Dios llama para estar frente a la Iglesia no están empapados, impregnados del Espíritu de Dios, la Iglesia no tiene futuro. Nosotros estamos agradecidos a Dios por estas vidas que hoy fueron consagradas al Ministerio, pero sepan, ciertamente, queridos colegas, ahora, que la tarea que nos es encomendada no se hará por lo que nuestros ojos vean, por lo que nuestros oídos oigan o por las dificultades que estén delante de nosotros, la tarea que vamos a emprender, la vamos a realizar en el nombre del Señor, en el poder del Espíritu, porque dice la Palabra que no es con ejército ni con espada, sino con mi Espíritu, dice el Señor. La Iglesia de Dios está llamada a caminar en victoria".

También dijo que "la Iglesia tiene un Ministerio que cumplir y los pastores que Dios llama están puestos por Dios para capacitar al pueblo para que sean ejercitados en la fe, en las convicciones bíblicas y puedan transmitir esa verdad allá afuera, donde se necesita".

"La tarea de quienes van delante del pueblo es transmitir y hablar conforme al Espíritu de Dios. Los predicadores deben estar sujetos a la Palabra y al Espíritu, hablar conforme al corazón de Dios y poder hablar de esta Palabra que ya fue revelada, esta Palabra que no será alterada con revelaciones nuevas, porque ya no hay más revelación, sino que la revelación ya fue entregada y el Espíritu de Dios lo que quiere es confirmar esta revelación, pero damos a veces el oído a espíritus engañadores y mentirosos que desvían al pueblo y lo llevan lejos de Dios", indicó.

En la parte final recalcó: "No equivoquemos el camino, queridos colegas nuevos, no se dejen arrastrar por ideas que no provengan de la Palabra del Señor. Así como el pueblo de Israel fue llamado para conquistar esa tierra, para alcanzar esa promesa que Dios les había dado, la promesa estaba ahí, el Señor les había confirmado que su presencia estaría con ellos, que les daría la capacidad para alcanzar esa tierra, pero había una tarea que debía ser del pueblo que era creerle a Dios y obedecer el mandato de Dios. No lo hicieron y perecieron en el desierto".

SIGUE EN LA PÁGINA 2