Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

2018 será el "Año de Intercesión" para la iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Por Hermógenes Carril Torres

Con la primera parte de la Reunión Anual de Iglesia y el bautismo de tres personas la iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Santiago inició el año 2018.

En la primera parte, desarrollada desde poco después de las 10.20 horas de la mañana, la congregación participó de la Santa Cena celebrada por el presbítero Felipe Melo, quien se basó en 1ª Corintios 11 versículos 23 al 27, versión NVI:

23 Yo recibí del Señor lo mismo que les transmití a ustedes: Que el Señor Jesús, la noche en que fue traicionado, tomó pan,
24 y después de dar gracias, lo partió y dijo: "Este pan es mi cuerpo, que por ustedes entrego; hagan esto en memoria de mí."
25 De la misma manera, después de cenar, tomó la copa y dijo: "Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre; hagan esto, cada vez que beban de ella, en memoria de mí."
26 Porque cada vez que comen este pan y beben de esta copa, proclaman la muerte del Señor hasta que él venga.
27 Por lo tanto, cualquiera que coma el pan o beba de la copa del Señor de manera indigna, será culpable de pecar contra el cuerpo y la sangre del Señor.

Felipe Melo.

Luego se pasó a la parte institucional donde se leyó el Acta de la reunión de Iglesia de diciembre de 2017 y se dieron a conocer los puntos que se iban a tratar en esta nueva reunión.

El presbítero Paul Gustafsson, que dirigió esta parte, destacó la visión que el presbiterio desea impulsar en las congregaciones de José María Caro, Peñalolén, Padre Hurtado, Cerro Navia, La Victoria, San Ramón, Julio Dávila, Vespucio Norte, Pichidegua, Rancagua, Talagante, Pablo de Rockha, El Bosque y Templo Matta para 2018.

Esta visión se basa en Mateo 17:20:

Jesús les dijo: Por vuestra poca fe; porque de cierto os digo, que si tuviereis fe como un grano de mostaza, diréis a este monte: Pásate de aquí allá, y se pasará; y nada os será imposible.

Paul Gustafsson.

Agregó que "queremos un año de intercesión. Dios es capaz de mover montañas, lo dijo nuestro Señor Jesucristo a sus discípulos y queremos, este año 2018, aferrarnos con todo nuestro corazón a su promesa que todo lo que pidamos en su nombre, Él lo hará".

"El presbiterio de nuestra iglesia local ha sentido fuertemente la necesidad de entrar en un tiempo de intensa búsqueda del Señor de la Iglesia, frente a los tiempos de apostasía, amor por el mundo y constante búsqueda de su voluntad y poder es que deseamos humildemente reconocer en oración y ayuno, que necesitamos la ayuda de nuestro Salvador para salir airosos en los desafíos que nos ha dejado el Señor como su Iglesia", añadió.

Sostuvo que "se insta a las 13 congregaciones de nuestra iglesia y a nosotros del Templo Central para que busquemos las instancias necesarias para llenarse de la presencia del Señor en oración y ruego". Entre estas instancias mencionó vigilias y ayunos, entre otras.

Asimismo, dentro de este tema, se informó que la iglesia apoyará espiritual y económicamente a la joven Valentina Pereira en su proyecto misionero a bordo del barco Logos Hope de la organización Operación Movilización (OM). Este proyecto tendrá una duración de dos años a partir de febrero de 2018.

Luego de otros temas, donde se conocieron los nombramientos de quienes estarán a cargo y participarán en los 36 estamentos como Escuela Dominical, Grupo de Hermanas, Evangelismo y Discipulado, entre otros, se terminó esta parte para que los hermanos se saludaran y así comenzar la parte pública del culto.

CULTO PÚBLICO

En la parte pública, hubo tres personas que públicamente manifestaron su deseo de formar parte del Cuerpo de Cristo y bajaron a las aguas para ser bautizadas. La ceremonia la presidió el presbítero Héctor Cortés.

Antes de esto, dieron a conocer un breve testimonio a la hermandad. Se trató de dos hermanos chilenos y una hermana venezolana que conoció al Señor en nuestra congregación y lo aceptó como su Salvador personal.

-Rosa Muñoz Grimaldi (La Victoria): La verdad porque me quiero bautizar es porque está en la Palabra, el Señor lo manda y quiero vivir en obediencia a Él. Porque creo en el Padre Dios, creo en Jesús el Hijo y creo en el Espíritu Santo y por eso me quiero bautizar, porque amo a Dios con todo mi corazón.

-Norka Quilarque Bellorin (Templo Central) (Venezuela): Me quiero bautizar, porque creo en Dios, en el Espíritu Santo y en Jesús. Dios ha cambiado mi vida y he sido una creyente en Él.

-Michel López Muñoz (Templo Central): Yo asisto desde hace varios años, pero creo que este el tiempo, el tiempo del Señor, perfecto, así es que yo sé que este era el momento. Y me quiero bautizar, porque es un acto de obediencia y quiero demostrarle al Señor que este es el camino, este es el camino que decido.

AÑO DE INTERCESIÓN

La predicación estuvo a cargo del presbítero Joel Naranjo, quien se basó en el pasaje Efesios 6:18 para hablar acerca de lo que significa la intercesión.

Oren en el Espíritu en todo momento, con peticiones y ruegos. Manténganse alerta y perseveren en oración por todos los santos. Efesios 6:18 NVI.

Manifestó que "no podemos tener una relación sana con Dios si no tenemos una comunicación, y la principal comunicación es a través de la oración. Pablo le escribe a la iglesia en Éfeso y es la misma validez para nosotros, sobre la importancia de orar constantemente, de mantenerse alerta, de estar velando y perseverar en oración por todos los santos", agregó.

"La oración tiene distintos propósitos. A través de ella podemos alabar a Dios, podemos adorarle, podemos darle gracias. También podemos reconciliarnos con Él, pedirle perdón cuando le hemos fallado. Pero un aspecto importante es la intercesión", puntualizó.

De esta manera, explicó que este año, la iglesia capitalina vivirá el "Año de Intercesión".

El presbítero dijo que "interceder, en general, significa estar entre dos partes, estar entre dos personas, acercarse a alguien para tratar de unir a dos partes que están separadas, acercarse, sobre todo, a alguien para lograr un beneficio para una tercera persona. Yo no intercedo cuando me acerco a alguien para lograr un beneficio para mí, sino que la intercesión implica tres partes: una parte que necesita algo de otra; otra que tiene lo que esa otra primera parte necesita; y un tercero que está al medio buscando que esa parte necesitada obtenga el beneficio que está buscando".

Joel Naranjo.

"Entonces cuando hablamos de intercesión respecto de la oración, estamos diciendo que interceder es orar a favor de otro. Es presentar a Dios las necesidades de otro o de otros, es acercarme a Dios pidiendo o buscando una bendición o un beneficio para otro", subrayó.

Afirmó que "en el Antiguo Testamento la intercesión era un ministerio sacerdotal. Era parte del trabajo del sacerdote interceder por el pueblo, y un sacerdote en el Antiguo Testamento era un intermediario entre Dios y el hombre, el pueblo".

Añadió que "en el Nuevo Testamento, en el Nuevo Pacto que estamos viviendo, no hay sacerdotes como un ministerio especial o específico. Los ministros del evangelio, pastores, obispos o como queramos decirles, no son sacerdotes, no son intermediarios entre la gente y Dios, sino que en el Nuevo Pacto este ministerio sacerdotal se extiende a todo el pueblo, a todos los hijos de Dios, a todos los miembros del pueblo de Dios".

En la parte final manifestó que "la intercesión no es algo menor, de baja importancia, de bajo valor, porque es el ministerio que el propio Cristo desarrolla y esta invitación, entonces, que nos hace Dios, que nos hace la Escritura a ser intercesores no es un llamado que nos rebaje o nos humille, al contrario, es una invitación a compartir el ministerio del mismo Cristo, de no acercarnos a Dios sólo por nuestras necesidades, sino a interceder por la necesidades de otros".

Al término del culto se solicitó a los flamantes miembros de la iglesia a pasar adelante para que recibieran el saludo de la hermandad capitalina.

Cabe mencionar que la segunda parte de la Reunión Anual de Iglesia se realizará el domingo 25 de marzo, si el Señor tarda en venir.

Publicado el 23 de enero de 2018.

GALERÍA DE FOTOS
Rosa Muñoz Grimaldi.
Norka Quilarque Bellorin.
Michel López Muñoz.