Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

La semana que vivió Jesús para dar la salvación a la humanidad

Por Hermógenes Carril Torres

La expresión "Semana Santa", que habitualmente usamos para referirnos a la pasión, muerte y resurrección de Jesucristo, no aparece en ninguna parte de la Biblia. Lo que sí aparece es Pascua, periodo que los cristianos comenzaron a celebrar a partir de los dos primeros siglos de nuestra era para recordar estos magnos acontecimientos.

Así quedó establecido luego del concilio de Nicea, celebrado en el 325 en esa ciudad de Bitinia en el desaparecido Imperio Romano, y que hoy se llama Iznik y que pertenece a Turquía. Este concilio fue convocado por el Emperador Constantino I, el Grande, quien tomó el consejo del obispo español, San Osio de Córdoba.

De esta manera, la máxima celebración de la cristiandad, llamada Domingo de Pascua, de Gloria, o de Resurrección se debía celebrar el primer domingo después de la luna llena tras el equinoccio de primavera en el hemisferio norte. Vale decir, puede variar entre el 22 de marzo y el 25 de abril.

Cabe recordar que la palabra "Pascua" proviene del latín páscae, que a su vez procede del griego clásico pasja, que es una adaptación del hebreo pésaj, que significa 'paso' o 'salto'.

De acuerdo a varios historiadores judíos, el origen de la Pascua se remonta al año 1313 antes de Cristo, cuando el pueblo judío emprendió el éxodo o salida de Egipto, hacia la Tierra Prometida, luego de permanecer 430 años como esclavos en esa nación.

Para recordar la liberación de la esclavitud, Jehová había ordenado un ritual donde cada judío debía prepararse comiendo cierto tipo de alimentos, como carne de cordero, hierbas amargas y pan ácimo, a la vez, que someterse a una preparación personal y en su casa.

La Biblia dice en Éxodo 12: 37 - 42:
37 Partieron los hijos de Israel de Ramesés a Sucot, como seiscientos mil hombres de a pie, sin contar los niños.
38 También subió con ellos grande multitud de toda clase de gentes, y ovejas, y muchísimo ganado.
39 Y cocieron tortas sin levadura de la masa que habían sacado de Egipto, pues no había leudado, porque al echarlos fuera los egipcios, no habían tenido tiempo ni para prepararse comida.
40 El tiempo que los hijos de Israel habitaron en Egipto fue cuatrocientos treinta años.
41 Y pasados los cuatrocientos treinta años, en el mismo día todas las huestes de Jehová salieron de la tierra de Egipto.
42 Es noche de guardar para Jehová, por haberlos sacado en ella de la tierra de Egipto. Esta noche deben guardarla para Jehová todos los hijos de Israel en sus generaciones.

Esta fue la tradicional festividad judía que Dios usó para instaurar el "Nuevo Pacto" entre Dios y los hombres.

Así lo expresa Lucas 22: 14 -20:
14 Cuando era la hora, se sentó a la mesa, y con él los apóstoles.
15 Y les dijo: ¡Cuánto he deseado comer con vosotros esta pascua antes que padezca!
16 Porque os digo que no la comeré más, hasta que se cumpla en el reino de Dios.
17 Y habiendo tomado la copa, dio gracias, y dijo: Tomad esto, y repartidlo entre vosotros;
18 porque os digo que no beberé más del fruto de la vid, hasta que el reino de Dios venga.
19 Y tomó el pan y dio gracias, y lo partió y les dio, diciendo: Esto es mi cuerpo, que por vosotros es dado; haced esto en memoria de mí.
20 De igual manera, después que hubo cenado, tomó la copa, diciendo: Esta copa es el nuevo pacto en mi sangre, que por vosotros se derrama.

Los cuatro evangelios nos entregan qué sucedió con nuestro Señor Jesucristo la semana anterior a su crucifixión y resurrección.

Domingo anterior a su resurrección: Jesús entra de manera triunfal en Jerusalén
Mateo 21: 1-11; Marcos 11:1-10; Lucas 19: 29-40; Juan 12: 12.19.

Lunes: Jesús purifica el templo
Mateo 21: 12 y 13; Marcos 11: 15-17; Lucas 19: 45 y 46.

Martes: La autoridad de Jesús es desafiada en el templo
Mateo 21: 23-27; Marcos 11: 27-33; Lucas 20: 1-8.

Jesús enseña a través de parábolas y se enfrenta a los líderes judíos
Mateo 21: 28 - 23:36; Marcos 12: 1-40; Lucas 20: 9-47.

Un grupo de griegos pide ver a Jesús
Juan 12: 20-26.

Discurso del Monte de los Olivos
Mateo 24; Marcos 13; Lucas 21: 5-38.

Judas accede a traicionar a Jesús
Mateo 26: 14-16; Marcos 14:10 y 11; Lucas 22: 3-6.

Miércoles: La Biblia no dice lo que Jesús hizo ese día.
Es probable que se haya quedado en Betania con sus discípulos.

Jueves: La última cena
Mateo 26: 26-29; Marcos 14: 22-25; Lucas 22: 14-20; Juan 13: 1-20.

Jesús se traslada con sus discípulos al Huerto de Getsemaní
Mateo 26: 36-46; Marcos 14: 32-42; Lucas 22: 39-46; Juan 18: 1.

Jesús ora en Getsemaní
Mateo 22: 39-46; Marcos 14: 35-42; Lucas 22: 41-46.

Traición y arresto de Jesús
Mateo 26: 47-57; Marcos 43-52; Lucas 22: 47-54; Juan 18: 2-11.

Viernes: Los judíos y romanos juzgan a Jesús y Pedro lo niega
Mateo 26: 57-27: 2; Mateo 27: 11-31; Marcos 14: 53 a 15: 20; Lucas 22: 55 a 23: 25; Juan 18: 13 a 19:16.

Crucifixión de Jesús
Mateo 27: 32-56; Marcos 15: 21-41; Lucas 23: 26-49; Juan 19: 17-30.

Domingo: La resurrección
Mateo 28: 1-10; Marcos 16: 1-11; Lucas 24: 1-12; Juan 20: 1-18.

La Biblia dice que luego de este gran domingo para la humanidad, pues se había concretado la posibilidad de redención, Jesús estuvo 40 días visitando a sus discípulos.

Así lo consigna Hechos 1: 3 - 11:
3 a quienes también, después de haber padecido, se presentó vivo con muchas pruebas indubitables, apareciéndoseles durante cuarenta días y hablándoles acerca del reino de Dios.
4 Y estando juntos, les mandó que no se fueran de Jerusalén, sino que esperasen la promesa del Padre, la cual, les dijo, oísteis de mí.
5 Porque Juan ciertamente bautizó con agua, mas vosotros seréis bautizados con el Espíritu Santo dentro de no muchos días.


LA ASCENCIÓN

6 Entonces los que se habían reunido le preguntaron, diciendo: Señor, ¿restaurarás el reino a Israel en este tiempo?
7 Y les dijo: No os toca a vosotros saber los tiempos o las sazones, que el Padre puso en su sola potestad;
8 pero recibiréis poder, cuando haya venido sobre vosotros el Espíritu Santo, y me seréis testigos en Jerusalén, en toda Judea, en Samaria, y hasta lo último de la tierra.
9 Y habiendo dicho estas cosas, viéndolo ellos, fue alzado, y le recibió una nube que le ocultó de sus ojos.
10 Y estando ellos con los ojos puestos en el cielo, entre tanto que él se iba, he aquí se pusieron junto a ellos dos varones con vestiduras blancas,
11 los cuales también les dijeron: Varones galileos, ¿por qué estáis mirando al cielo? Este mismo Jesús, que ha sido tomado de vosotros al cielo, así vendrá como le habéis visto ir al cielo.

Publicado el 29 de marzo de 2018.