Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

En la multiculturalidad del barco "Logos Hope", Dios funciona

Por Hermógenes Carril Torres

Tobías Gruber tiene 23 años, es alemán, oriundo de Oetinen, un pueblo muy pequeño de 4.000 habitantes que queda a una hora y media de Munich, y que hace un año está embarcado en el "Logos Hope".

Quien visite el barco lo encontrará en la cafetería donde "estamos vendiendo los helados, las cabritas, las bebidas, el café"…

En su ciudad asiste a una iglesia evangélica sin denominación y lo encontramos en una visita que hizo al Templo Matta, aprovechando la estadía del barco en Valparaíso.

Tobías Gruber.

-¿Por qué te embarcaste en el "Logos Hope"?
-Porque era la única organización que tenía una experiencia intercultural que está viajando a otros países y con un equipo de distintas culturas y países.

-¿Cómo te has sentido?
-Muy bien. A veces también tenemos problemas con otras personas, pero ha estado muy bien. Me ha gustado mucho la experiencia en todos los países, ya que es diferente compartir la fe aquí, en Latinoamérica, porque es muy distinto a lo que pasa en Alemania, y también con las otras culturas que me han contando los otros tripulantes.

-Y cuando llegan a los puertos, ¿qué haces?
-También trabajo en la cafetería, porque hay que atender al público visitante y les vendemos algunas comidas y bebidas cuando se quedan en el barco para conversar con los tripulantes que se quedan ahí. Cada semana tenemos un día de conexión cuando vamos a la calle, cuando vamos a las iglesias, a los hospitales.

-¿Cuál ha sido la experiencia que más te ha gustado en este tiempo en el barco?
-Que todas las naciones pueden trabajar juntas sin grandes problemas si tienen el mismo Dios, si tienen un fundamento en común, porque en Alemania a veces no funciona con personas de otros países, es difícil, porque tienen diferentes culturas y no se entienden unos a otros y en el barco es lo mismo, pero con el mismo fundamento, con el mismo Dios, cada día es un nuevo milagro como funciona, pero funciona.

-¿Cuánto tiempo te queda todavía en el barco?
-Me queda un año más.

-¿Y después de eso, qué?
-Después de eso voy a regresar a Alemania y voy a esperar adonde Dios me va a llamar.

-¿Cómo definirías, en una palabra, el tiempo a bordo del Logos Hope?
-Desafiante.

Publicado el 26 de febrero de 2019.