Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Cien años de vida cumplió la hermana Urbana Galáz el pasado 12 de agosto

Por Hermógenes Carril Torres

"Yo nací el 12 de agosto de 1917, pero en el carné me tienen el 23 de febrero de 1918, pero la mamá tenía anotado la fecha en que yo nací. Anotaba todos los hijos, porque tenían que haber dos o tres nacidos para ir al (Registro) Civil, porque en esos años, 1917, no había tanta comodidad en los pueblos chicos. Habían pueblos chicos, pero no había (Registro) Civil, en la Provincia de O'Higgins".

Con estas palabras, en el Templo Matta, el pasado domingo 13 de agosto la hermana Urbana Galáz Morales recordó que hace 100 años llegó a este mundo en Lihueimo, en la comuna de Peralillo, provincia de Colchagua, en la Región del Libertador General Bernardo O'Higgins.

Hermana Urbana Galáz cumplió 100 años de edad.

El pastor Ricardo Salgado la invitó a subir a la plataforma para hacerle un reconocimiento y la hermana Febe Jaque le entregó un ramo de flores por todos estos años de vida y su fidelidad.

Ella recordó algunos pasajes de su vida señalando que "es un agrado tan grande darle gracias al Señor, porque me ha dado larga vida y por ese amor que me dio desde que lo conocí con ese amor tan infinito que Él tiene para con todos los pecadores. Él salvó mi alma, fue algo tan maravilloso. Para mí fue la vida misma".

Agregó que "así también he ayudado en la salvación de otros. Cuando lo conocí pensé en mis familiares y en los demás, también, y fui allí (Lihueimo) y hablé del evangelio y de la salvación que nos da el Señor y muchos le aceptaron, porque aquí hay testimonios de que vinieron desde allá, tan lejos, donde fue mi nacimiento y vinieron a bautizarse acá".

SIERVA DEL SEÑOR

"Cuando cumplí 99 años me atreví a decir que soy una sierva del Señor. Esto porque en todo lo que me ha mandado y he hecho ha estado la mano de Dios conmigo", añadió.

Con voz emocionada aseveró: "Doy gracias al Señor por tanto amor, por tanta misericordia, tanta bondad. Estoy alegre, porque me ha dado larga vida, porque su Palabra dice "le pondré en alto, por cuanto ha conocido mi nombre" Salmo 91:14.

En la parte final de su intervención recalcó "la tremenda honra que nos trajo el Señor por haberle conocido. Doy infinitas gracias por la Iglesia y mi oración es dar las gracias por la iglesia entera, por cada hermano, por cada hermana. He tenido sufrimientos, pero con color de rosa, desde que conocí al Señor".

Por su parte, el pastor Salgado preguntó a la congregación "¿cuál ha sido la gran significación que ella haya cumplido 100 años? Y respondió: es que ella ha sido fiel y nos alegramos nosotros con su alegría y queremos manifestarle nuestro contentamiento y nuestra alegría con un humilde regalo para que usted vea el amor de los hermanos de la iglesia. La hermana Febe Jaque le hará entrega de este presente".

La hermana Febe Jaque le entregó un ramo de flores a la hermana Urbana.

La congregación oró por la hermana en gratitud al Señor por sus 100 años.

Al término del culto conversamos con ella, momento en que recordó que fueron nueve hermanos, de los cuales sobreviven ella y su hermano René, quien cuando jubiló se fue del campo a Algarrobo, donde actualmente vive.

Asimismo, envió un mensaje a la juventud actual, manifestando que "hay que buscar al Señor y siempre hay que es estar a cuenta con el Señor. Es todo lo que le puedo decir".

La hermana Urbana enviudó hace varios años del hermano Herminio Pérez. Sus hijos son Marta, Herminio, Maritza, Eugenio, Roberto (Tato) y Jaime.

Algunos parientes acompañaron a la hermana Urbana. En la foto inferior aparece junto a su hija Maritza (a la izquierda).

Varios integrantes de la iglesia capitalina saludaron a la cumpleañera.

Publicado el 02 de septiembre de 2017.