Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Joven santiaguina estará embarcada hasta febrero de 2020 en el "Logos Hope" para concretar su proyecto de Misiones

>> Valentina Pereira Cortez se despidió de la hermandad capitalina el domingo 21 de enero.
>> La congregación se comprometió a entregar un apoyo económico durante todo su periodo en el barco, que comprende desde febrero de 2018 a febrero de 2020.

Por Hermógenes Carril Torres

"Este domingo (21 de enero) sabía que era la instancia en que la iglesia me despediría, pero apenas llegué, uno de mis amigos me sorprendió con un regalo que me emocionó y luego al ir pasando la reunión recordaba que sería la última vez en los próximos dos años que iba a poder escuchar las canciones propias de Matta (el Templo), y tal vez alabanzas en español, predicación en español... 'mi iglesia'".

Valentina Pereira Cortez.

Así Valentina Pereira Cortez (25) relata esa reunión en la que la congregación de la Asamblea de Dios Autónoma de Santiago la despidió para iniciar su proyecto de Misiones en el barco Logos Hope de la organización misionera internacional "Operación Movilización", que se prolongará por dos años, entre febrero de 2018 y febrero de 2020. Esta embarcación es considerada la librería flotante más grande del mundo.

En un momento del culto, volvió a explicar en forma breve su plan, y luego la hermandad fue invitada a entregar un apoyo financiero para esta joven y antes el presbiterio oró por ella.

Valentina junto al presbítero Leonardo Melo.

"Cuando el pastor Leo (Leonardo Melo) me invitó adelante iba súper nerviosa y decidida a no llorar y aunque se notó que estaba un poco emocionada, porque hablé rápido y se me olvidaba qué me habían preguntado, lo logré... o lo logré hasta que el pastor Leo invitó a los hermanos a salirse del protocolo y darme un abrazo, si es que les nacía hacerlo y fue ahí que me quebré", recuerda.

Añade que "en cada abrazo podía sentir el amor de Dios y muchas cosas de los últimos años, especialmente momentos en los que de alguna forma dudé de que este llamado se iba a concretar, que mi fe flaqueó. Se me vinieron a la mente (instantes) recordándome lo bueno y poderoso que es nuestro Señor. Ahí estaba Dios una vez más mostrándome su amor y fidelidad a través de mis hermanos".

Parte del presbiterio capitalino y la congregación oraron por el proyecto de Misiones que ya emprendió Valentina.

Para llegar a estos "días locos", como los define Valentina, pasaron muchas cosas.

EL INICIO

La invitación de su mejor amiga del liceo le permitió conocer y aceptar al Señor a los 17 años y pasar a formar parte del Grupo de Jóvenes de la iglesia, Estación 316.

Luego conoció el trabajo de OM y en 2010 comenzó como voluntaria en el ministerio que se preocupa de llevar el evangelio a personas en situación de calle.

También por esos años, el Señor puso en su corazón el anhelo de servir en el barco Logos Hope, otro de los ministerios de OM, para lo cual participó de un programa de entrenamiento, entre febrero y julio de 2015.

Terminado ese periodo, en agosto viajó a Hong Kong para abordar el barco, en cual estuvo hasta octubre de 2015 y luego sirvió durante cinco semanas en diversas iglesias de Inglaterra.

Para realizar todo esto debió congelar sus estudios universitarios de Psicopedagogía.

La congregación capitalina entrega una ofrenda de amor para apoyar el proyecto de Valentina y le entrega un emocionado saludo.

VUELTA A CHILE

Ya en 2017 retomó sus actividades académicas, las que culminó con su titulación. Paralelamente, comenzó a preparar su proyecto de dos años, el cual presentó a la iglesia el domingo 3 de diciembre de 2017, luego de lo cual, el presbiterio informó que hará un aporte mensual a este plan.

Sobre su familia directa manifiesta que "vengo de una familia que no conoce al Señor, compuesta por mi mamá y mi papá, quienes luego de un largo proceso me han dado su apoyo en este gran paso de fe, que oro sea de bendición y cambio también en sus vidas".

Es natural que pensando en que estará dos años embarcada y fuera del país, el miércoles 17 de enero sus amigos le hicieron una despedida y el domingo 21 en la tarde fue el turno con su familia. Fue "algo chiquitito para poder verlos y compartir un rato antes de irme".


El saludo de los hermanos de la iglesia santiaguina para Valentina.

Por todo esto, es que sus emociones estaban muy al tope y lloró al ver cómo los hermanos del Templo Matta pasaron a entregar sus aportes y la abrazaban deseándole las bendiciones de Dios.

Valentina partió el sábado 27 de enero en un vuelo a Bogotá (Colombia) y de ahí luego de tres horas en el aeropuerto voló a Cartagena, adonde llegó a las 18.00 horas, hora de Chile, 14,00 horas, hora de Colombia.

El barco Logos Hope realiza una gira por América Latina que partió el 31 de diciembre de 2017 en Barranquillas, Colombia, y que seguirá por puertos de Guatemala y México en los próximos meses.

Ella nos manifestó que nos mantendrá informados sobre sus actividades a bordo, ya que puede servir en alguno de los departamentos, situación que conocerá una vez que esté a bordo.

Oremos por esta joven y sus padres. Que Dios la use para que muchas personas tengan un encuentro con Jesús, el Salvador del mundo.

Si quiere conocer el proyecto de Valentina, haga click aquí.

Si desea saber dónde está el barco Logos Hope, haga click aquí.

Barco librería "Logos Hope". Tomada de su sitio oficial.

Noticias relacionadas:

-Todavía hay jóvenes que se preparan para la gran Comisión

-Joven viaja a Hong Kong para ser instruída en el barco "Logos Hope"

-Joven Valentina Pereira comparte sus experiencias vividas a bordo del "Logos Hope"

Publicado el 03 de febrero de 2018.