Asamblea de Dios Autónoma de Santiago

Grupo de Varones de la iglesia de Santiago celebró los primeros 10 años desde su creación

Por Hermógenes Carril Torres

En un ambiente de alegría y agradecimiento a Dios, el pasado viernes 7 de julio, el Grupo de Varones de la iglesia Asamblea de Dios Autónoma de Santiago celebró sus diez años de existencia.

Lo hizo con una reunión a la que fueron invitados representantes de las iglesias hermanas de Maipú y San Antonio, y la que fue coordinada por el hermano Patricio Romero.

Cabe consignar que entre mayo y agosto de 2007, los hermanos Antonio Garrido y Patricio Santibáñez sintieron la necesidad de que los varones de la congregación pudieran tener posibilidad de reunirse para alabar al Señor y tratar temas propios.

Realizaron varias reuniones con diversos hermanos de la iglesia y también le presentaron la inquietud al presbiterio hasta que fue nombrado como responsable el hermano Alejandro Huerta, cuya primera reunión se realizó el sábado 8 de septiembre, pero debido a problemas de salud, él no pudo estar.

EL CULTO

Luego de cantar varias alabanzas, el presbítero responsable de este estamento, Francisco Naranjo, dio la bienvenida a los presentes. Agregó que "no fue fácil comenzar esto, pero gracias al Señor que colocó esta visión en este par de hermanos, que sintieron esta necesidad de juntarse con los varones, porque hay una gran cantidad de varones en la iglesia y los varones tienen una función tremendamente importante, no solamente como jefes de familia, sino que también en las actividades de la iglesia, en el servicio a la iglesia. El Señor quiere usarlos a todos".

Francisco Naranjo.

Dijo que "estamos agradecidos por la visión de estos hermanos que pudieron iniciar esta actividad y representarla al presbiterio, que estuvo de acuerdo en llevar a cabo esta actividad y fue así que nuestro hermano Alejandro Huerta fue quien inició este trabajo. Ha habido momentos difíciles, fáciles, muy agradables, también ha habido algunos complicados, pero con la ayuda del Señor hemos podido ir avanzando y nos hemos dado cuenta que el Señor también está en medio de los varones".

Asimismo, dio gracias por los músicos y por el equipo de trabajo.

Por su parte, el hermano Antonio Garrido recordó que la idea fue tener estudios bíblicos para varones, temas de conversación que ayudaran a la convivencia familiar y colaborar en la iglesia en labores materiales y físicas en el Templo y en los Anexos de nuestra congregación.

Puntualizó que los hermanos del presbiterio "nos dieron la aprobación y nos desearon que nos fuera bien. Nos dijeron que íbamos a tener momentos de flaqueza, pero ellos también nos estarían ayudando".

Antonio Garrido.

"En un siguiente encuentro con el presbiterio les solicitamos tener un encargo del Grupo de Varones siguiendo la idea de que cada estamento tiene un presbítero responsable y fue así como fue designado el pastor de la época, el hermano Alejandro Huerta. Ahí citamos a esa primera reunión oficial del Grupo de Varones para el sábado 8 de septiembre de 2007", agregó.

Añadió que "ese día fuimos 11 hermanos, en otras reuniones éramos más, pero también menos, hasta cinco. Me acuerdo de las palabras del pastor Samuel Gustafsson, quien nos dijo: 'Hermanos, ustedes van a comenzar con esto y lo único que les pedimos es que sean constantes, que sean fieles, porque van a tener problemas, van a tener dificultades, a lo mejor un día no va a llegar nadie, o van a llegar dos, o tres, pero si ustedes siguen, el Señor les va a bendecir, el Señor los va a premiar'".

Sin embargo, ese sábado 8 de septiembre de 2007 no llegó el hermano Alejandro Huerta, por el problema cardiaco sufrido dos días antes y fue reemplazado por el presbítero Francisco Naranjo.

Luego de un tiempo se incorporó a los cultos y también fueron invitados todos los hermanos de los Anexos, porque esta reunión no era sólo de los varones del Templo Matta.

TRABAJO ARDUO

En tanto, el hermano Patricio Santibáñez agradeció al Señor por el tiempo transcurrido. Indicó que "si bien es cierto no fue nada de fácil, pero ha sido de mucha bendición para mí. Quiero dar gracias a Dios por el pastor Alejandro Huerta que me dio toda la confianza respecto a la responsabilidad que estaba asumiendo y la verdad que eso fue importante para mi vida, porque me permitió crecer y formarme como cristiano".

Patricio Santibáñez.

Manifestó que "a veces el trabajo es arduo, pero el Señor ha sido fiel y hay que confiar en Él. Quiero agradecer estos diez años a aquellos que, de una u otra forma, han colaborado y les insto a cada uno de ustedes a seguir colaborando y llamar a aquellos varones que aún no se han sentido parte de este grupo".

Rememoró que "hubo un tiempo que oramos por músicos y ahora tenemos una linda banda que sirve al Señor y toca cuando nos juntamos. Recuerdo que con nuestro hermano Alejandro instauramos la cena con nuestras esposas a fin de año, lo que seguimos practicando y las agasajamos. También están los Retiros que partimos con el hermano Francisco en 2012. Asimismo, ha habido partidos de fútbol y otras actividades de koinonía".

PRIMER RESPONSABLE

Asimismo, el pastor Alejandro Huerta dirigió palabras a los hermanos reunidos, señalando que "es una felicidad y una alegría estar en medio de varones que quieren honrar el nombre del Señor".

"Yo me felicito, porque los comienzos fueron sencillos, fueron bien humildes. Hay una cosa que no puedo olvidar, que es la primera Reunión de Varones, en la cual yo iba a estar presente. Era el sábado 8 de septiembre, pero asistí con el pensamiento, porque el jueves anterior tuve un infarto al miocardio y estaba internado grave en la UCI de la Posta Central. Me contaron que la reunión se realizó y había un buen grupo de varones que se había juntado para honrar el nombre del Señor", agregó.

Alejandro Huerta.

Dijo que "ese comienzo fue pequeño, pero ustedes han persistido, ustedes se han mantenido firmes, y yo quiero transmitirles queridos varones, que no piensen que ustedes solamente tienen que recibir la bendición, comprometan a otro, inviten a otro varón, traigan a otro varón. Nosotros somos agentes de bendición donde quiera que estemos. Reciban cariñosos saludos del presbiterio y de la iglesia de Maipú".

En esa oportunidad, hubo delegaciones de la iglesia de Maipú y de San Antonio. De esta congregación llegaron 14 hermanos encabezados por el pastor Herman Carlos Pinol, quienes aprovecharon la oportunidad para cantar dos temas.

Delegación de la iglesia de Maipú.
Delegación de la iglesia de San Antonio.

SALUDOS

Antes de terminar, los presentes cantaron el "Cumpleaños Feliz" frente a una torta y luego todos participaron de un cóctel.

En ese momento, el pastor de Santiago, Ricardo Salgado, entregó un saludo a los hermanos, diciendo que "ha sido una sensación muy interesante de ver lo que sucedió hoy día, en la celebración de los diez años. Me pude dar cuenta de la fidelidad de Dios, por supuesto, porque Él siempre es fiel, pero también de la fidelidad de los hermanos que fueron nombrados y que todavía permanecen, así es que estoy muy gozoso. Así es que un gran saludo para 'Los guerreros de Judá', porque han hecho un lindo trabajo y ha habido crecimiento, sin lugar a dudas. También he aprendido un poco de historia y eso me alegró mucho, así es que con todo mi corazón, un gran saludo con las más ricas bendiciones del Señor para el Grupo de Varones.

Ricardo Salgado. Herman Carlos Pinol.

Asimismo, el pastor sanantonino, Herman Carlos Pinol, saludó a los hermanos: "Quisiéramos a nombre de toda la congregación de Varones de San Antonio entregar un cariñoso saludo a todos los hermanos de acá de Santiago, 'Los guerreros de Judá', por sus diez años de vida y desearles que el Señor les prospere en sus proyectos de trabajo y que el grupo crezca en las dos áreas, cuantitativa y cualitativamente, porque eso es importante, que se desarrollen y que el Grupo de Varones sea un real aporte al avance de la iglesia en sus proyectos evangelísticos. Así es que bendiciones del Señor para todos y que sean muchos años más los que puedan alcanzar a celebrar antes que Cristo venga".

Los primeros 10 años de "Los Guerreros de Judá"

Hace cinco años que es el presbítero responsable del Grupo de Varones, denominado "Los Guerreros de Judá". Se trata del hermano Francisco Naranjo Ramírez con quien conversamos sobre estos diez años.


-¿Cómo han sido los últimos cinco años en que ha estado a cargo de este Grupo de Varones?
-Ha sido complicado, pero también hemos visto, gracias a Dios, victoria, hemos visto bendiciones. Es muy grato cuando uno, con todo el trabajo, empieza a ver que hay fruto en los hermanos, los varones, en este caso, varones que han sido cambiados. Arrepentimientos que surgen, por ejemplo en un Retiro, que padres con hijos se reconcilian, por ejemplo, cuñados que se reconcilian a raíz la predicación de la Palabra, después que han estado años peleados, la koinonía que se produce, se siente la necesidad de que haya cambios y de reconciliarse y buscar más del Señor. Eso es muy gratificante.

Como también a veces es desalentador ver a hermanos donde no pasa nada, o sea, vienen algunas veces y después no siguen viniendo, o cuando uno conversa con ellos o sabe que su opinión no es la mejor, pero bueno, sabemos que el trabajo es del Señor. Y claro, es el Señor el que sabe todas las cosas y dejamos que Él trabaje y es gratificante cuando vemos que el Señor bendice, va creciendo el número de a poco, lento, pero va creciendo y los hermanos que están van creciendo también, espiritualmente.

-Los primeros cinco años estuvo a cargo el hermano Alejandro y los cinco siguientes, usted…
-Sí, eso ocurrió cuando se produjo la constitución de la iglesia de Maipú y allá asumió el pastorado el hermano Alejandro Huerta, entonces me pidieron que me encargara, ya que antes había estado compartiendo como asistente. Me hice cargo y comenzamos a trabajar.

-¿Cuáles son los desafíos después de estos primeros 10 años?
-El desafío que tenemos es fortalecer a los hermanos que están, porque tenemos hermanos nuevos, gracias al Señor. Hay hermanos nuevos que están creciendo, pero hay una gran cantidad de hermanos varones que todavía no sienten la necesidad de congregarse y estamos trabajando, buscando fórmulas y alternativas, incentivos o algo para poder motivarlos a que se incorporen.

Algunas de las alternativas son tener charlas de especialistas. Es un trabajo arduo y como dije antes, este es un problema de romper la inercia, porque nunca antes hubo en la iglesia actividades para varones y es difícil, sobre todo en hermanos antiguos que nunca tuvieron esto, les cuesta, pero estamos trabajando.

Creemos que el Señor va a seguir haciendo la obra en estos hermanos y hay mucha labor por delante. La petición es que el Señor nos dé fuerzas, inteligencia, sabiduría, paz, criterio, todo lo que necesitamos para encantar a esos hermanos que todavía no se incorporan.

Publicado el 15 de agosto de 2017.