Asamblea de Dios Autónoma de Santiago


SÓLO UNA COSA

por Rafael Moreno Guillén

Ya sabes, buen cristiano, que la vida
no se te dio para placer mezquino:
que otro, más excelso, tu destino,
que otra es tu senda, a la virtud ceñida.

No es la tumba el final de la partida
del tiempo tu anhelo, peregrino;
no es el deleite tu fugaz camino,
ni la ambición tu meta apetecida.

Ni el frágil rango, ni la vil riqueza,
ni el noble titulo, ni honor, ni proeza,
ni gloria y fama, ni fortuna, ¡Nada!

Sólo una cosa para ti es segura:
tu alma salvar de maldición obscura,
y en Cristo hallar tu salvación preciada.